Si te gusta, puedes compartirlo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El rol de Ayer y Hoy

Muchos sabemos que los juegos de rol no es una cosa de hace dos días, ya llevan mucho con nosotros y muchos nos gustaría no saber ni cuánto, ya que este hecho nos hace todavía más viejunos.

Pero en este caso no hablamos de hace cuanto tiempo conviven con nosotros los juegos de rol, sino de cómo ha evolucionado el rol y como hemos evolucionado nosotros como jugadores.

 

Si recordáis los más ancianetes, había muchísimos directores de juego que llevaban su propio personaje a la aventura, no estamos hablando de un PNJ, no, estamos hablando de un PJ en toda regla. Alucinante ¿verdad? pues así era, con la excusa que su personaje no evolucionaba ni subía experiencia si no jugaba, el DJ llevaba su personaje como tal durante toda la aventura.

Hoy en día es algo totalmente en desuso, no concebimos que un máster lleve su propio personaje, aunque no descartable, porque como nosotros decimos siempre; las reglas están para manejarlas a tu antojo, siempre y cuando haya quórum en la mesa.

 

Hace tiempo todo era «analógico», existía poco attrezzo, solo lápiz, papel y muchos dados. No había tablet ni móviles para poder ambientar una partida con música, y tampoco se le daba mucha importancia a la ambientación de la partida, con ambientación nos referimos a la música, iluminación, objetos, adornos y demás utensilios que hoy en día nos ayuda muchísimo a meternos más en el universo en el que estemos jugando y así poder facilitar las partidas.

Por ejemplo, la fortaleza del enano o la torre de dados que mostramos en el video, nos facilita tirar dados y que no se nos caiga de la mesa, ambienta la mesa y queda todo más profesional.

 

Cuando empezamos a jugar, el «todo vale» estaba al orden del día, es decir, muchos de nuestros actos no tendrían consecuencias en el resto de la partida, es decir, si necesitábamos dinero, atracábamos un banco y aquí no pasaba nada. Que teníamos hambre, siempre teníamos en nuestras mochilas un pollo recién asado, que nos reconfortaría para el resto de nuestra jornada. Siempre había yesca para encender una hoguera, o te liabas a tiros en mitad de la calle principal del pueblo, y al día siguiente la policía no buscaba a los responsables… no teníamos en cuenta las consecuencias de nuestros actos para la trama principal.

Gracias a los dioses o gracias a que hemos evolucionamos todos como jugadores, le damos importancia a pequeños detalles en la partida, que hacen enriquecer la aventura, y así podamos rolear a un personaje que tiene conciencia y sentimientos. Por lo que vamos a tener más en cuenta todos nuestros actos, para que no haya consecuencias desastrosas en la trama principal de nuestra aventura. También somos capaces de crear pequeñas tramas secundarias a partir de estos pequeños detalles, como pueda ser: el buscar refugio, comida o transporte.

 

Como ya hemos dicho en el punto anterior, había menos respeto al setting o al marco de campaña de la aventura, éramos capaces de jugar un juego como el señor de los anillos si conocer la obra de Tolkien lo mas mínimo.

Hoy en día, creo que tenemos mucho más respeto a la ambientación, a la fuente del juego. Nos documentamos más y somos más conocedores de la ambientación y no necesariamente tendremos que conocer las reglas a la perfección, para eso ya tenemos al Máster que nos guiará. Si es bueno, y diría yo imprescindible conocer la ambientación en la que juegas.

 

Os acordáis cuando empezasteis a jugar (sobre todo aquellos que empezamos hace tiempo, y éramos casi niños) que jugábamos prácticamente a todas horas, el recreo del cole o del instituto eran ideales para tirar algún dado, o para ir creando tu personaje, y raro era el fin de semana que no hacías una aventurilla de rol con tu grupo de juego.

Ahora cuanto más mayor te vas haciendo menos tiempo tienes, y solamente eres capaz de jugar de vez en cuando (esto es un asunto muy serio que deberíamos recapacitar todos).

 

Antes no teníamos ninguna manía a la hora de jugar a un juego o a otro, no nos importaba hoy jugar a uno, y al día siguiente empezar un juego nuevo. Estabas abierto a todos los juegos, la ilusión por jugar rompía todos los limites. Este es uno de los motivos por lo que mundo de papel y dados hacemos estos vídeos y artículos. Queremos recuperar esa ilusión por los juegos que teníamos antes y que lamentablemente creo que se ha perdido.

Siendo ya talludito y con pocos días para jugar, muchas veces preferimos juegos conocidos, juegos que ya hemos jugado y los conocemos, no nos gusta arriesgar y ya que tenemos una tarde suelta por ahí para jugar preferimos lo conocido. (Esto debemos de evitarlo, aunque muchas veces no va a ser posible).

 

Una cosa que recuerdo con nostalgia es la mentalidad psicópata que teníamos antes. La cantidad de muertes y atrocidades que realizábamos sin ningún pudor, sin importarnos lo mas mínimo las consecuencias en la trama o en la partida en sí.

Siendo ya un poco más maduro, tratamos los asesinatos y matanzas con más cuidado ¿será cosa de la edad?

 

Al igual que los asesinatos, nos pasaba lo mismo con el sexo, no había partida en la que intentábamos mancillar al hijo/a del posadero, o realizar sexo con el primer ser vivo que se cruzara por nuestro camino, sin importar la trama de la aventura o descontextualizando la ambientación de la partida. No había pueblo en el que no preguntáramos por el puticlub, en definitiva este asunto se convertía en un sin dios…

 

Lo mejor de los primeros tiempos, era el ansia que teníamos por el rol, éramos capaces de leer y de releer un mismo libro cientos de veces, conocer las reglas y tablas casi de memoria, era una cosa que de verdad echo muchísimo de menos.

 

Como todo en esta vida cuando se empieza se cometen errores, y no solo los jugadores y los máster cometíamos errores, también lo cometían las editoriales con sus traducciones  o con las publicaciones en sí, miles de erratas aparecían por doquier, y ¿pasaba algo? absolutamente nada, éramos muchísimos más permisivos y tolerantes.

A día de hoy cualquier cosilla parece que nos hiere, es verdad que nos gustaría que las cosas salieran todo lo mejor que se pueda, pero tenemos que tener esa mano izquierda para en algunos asuntos poder transigir y no ser tan poco tolerantes.

 

Creo recordar también en nuestros primeros tiempos que la comunidad rolera estaba más unida, o al menos esa era mi sensación.

Actualmente la comunidad rolera ha crecido, y ha evolucionado a mejor o a peor. Eso ya no nos corresponde a nosotros decirlo, pero si nos corresponde decir que muy posiblemente con tanta red social y tanto foro, han aparecido troles que hace que nuestra comunidad se desuna. Somos de la opinión que cada uno tenemos que tener nuestras propias ideas y plasmarlas, pero se puede hacer de manera muy educada. Pedimos desde aquí que seáis siempre muy respetuosos siempre con vuestra opiniones y en la mesa, la vida os sonreirá muchísimo más.

 

Por último acordaos de la ilusión que teníamos antes por cada nuevo juego que caía en nuestra mano o en el grupo de juego que teníamos. Nos peleábamos por tenerlo cinco minutos más en nuestras manos, era una sensación increíble.

Ahora puede ser por la cantidad ingente de material que aparece, que es raro que reaparezca esa ilusión por lo nuevo como había antes. Desde Mundo de Papel y Dados tenemos una misión, y es exactamente esa, la vuelta a la ilusión por comprarte o compartir un juego, manual o campaña que caiga en nuestras manos.

 

Espero que hayáis disfrutado y rememorado esos momentos de antaño que nos daba el rol.

Home foros El rol de Ayer y Hoy

Viendo 1 debate (de un total de 1)
Viendo 1 debate (de un total de 1)
  • Debes estar registrado para crear debates nuevos.